Mi amigo, el ''maricón''.


Desde pequeña, por lo que os he contando, de lo que he vivido, siempre aprendí a respetar.
A veces las personas mayores, de aquellos días, repudiaban o insultaban a personas de otra condición sexual.
Recuerdo que había un chico en el barrio, muy gracioso, tenia mucho salero, como le decían, otras le decían es muy ''amanerado'', otras personas es muy ''femenino'', y el que iba con saña...MARICÓN, así lo escribo en mayúsculas, por que lo decían a grito vivo.
No se si a las gentes le daba miedo aquel chico, que por otra parte, era bondadoso y respetuoso, cuando él, nunca tuvo ni la más mínima parte de respetabilidad.
Sí, le gustaba jugar con muñecas, ¿y que?, lo mismo se pintaba los labios o se maquillaba con nosotras jugando, ¿y que?, que a veces nos aconsejaba con la ropa ¿y que?, o nos decía mirad que chico mas guapo...
Recuedo varios viejecitos, que se sentaban en un banco cercano, a nuestro lugar de juego y nos decían...
-Cuidado que tiene una enfermedad, es antinatural.
Nosotras por más que le preguntábamos, como se encontraba o si le dolía algo, solo nos respondía, que lo que le dolía, eran cosas, que no tenían arreglo, y de esto que hablo, hace muchos años.
Quizás a su alrededor, hicimos una especie de mini batallon, para protegerlo por que a veces le decían cosas, que quizás por la edad que teníamos no entendíamos, pero nos producía asco.
Y el nunca, tuvo para ellos, una mala palabra, ni un mal gesto.
A nosotras nos miraba y nos sonreía, pero en sus ojos, se le notaba, dolor, dolor que provenía de gente mayor, esa que decían a voz llena, que la vejez era fuente de sabiduría, pero nosotras, por lo que le hacían a él, nunca veíamos ni una sola gota de al menos respeto, no solo por su ''amaneramiento'' si no por que era un niño.
Creció sabiendo lo que era, y nosotras que crecíamos con el, también lo sabíamos, y no era otra cosa, que un niño, quizás diferente por sus gustos, sus sentimientos, pero en común con nosotras, y con los que los insultaban, era que TENIA CORAZÓN Y SENTIMIENTOS.
Una vez hubo un accidente de coche, muy cercano a nuestro refugio de juegos, mientras los jueces de la vida, esos que solo estaban para insultar, ni se levantaron a socorrer, mientras que el ''maricón'' a pesar de su edad, salio corriendo sin importarle el atropello, de los otros coches que pasaban.
Abrió la puerta de atrás del coche, y saco a un niño pequeño que lloraba, tanto del susto como de ver a sus padres sangrando, nuestro ''maricón'' lo cogió en brazos y empezó a distraerlo hacerle juegos, mientras que venia la ambulancia, y solo en el momento, que la policía llego, esos, jueces de pacotilla y gratuitos se levantaron de su asiento, para hacer el papel de héroes y quitarle el niño de los brazos, al único ser que se preocupo por él.
Entre el ruido de las gentes, las ambulancias, los lloros, la sirena de la policía, lo que más se escuchaba era...''lavar bien al niño por que lo toco, un maricón''.
La rabia que se apodero de nosotras, era tan evidente que empezamos a decirles de todo a los injustos, sin embargo él, agacho la cabeza y sin decir nada, se retiro del lugar.
Nosotras detrás de él, al alacanzarlo, lo abrazábamos, le decíamos cosas, y el solo nos respondió...
-Hice lo que me hubiera gustado, que hicieran conmigo, en el mismo caso.
En sucesivos días, los vecinos lo criticaban mas y mas, y él no quería ni salir de su casa, pero íbamos igual a estar con él, y nos costaba un mundo que nos dejara maquillarlo, etc como antes le encantaba. Era demasiado lo que recibía, solo por ser mejor y mas humano de lo que fueron casi mas de 50 personas, que rodeaban el accidente.
Paso como dos meses, y una mañana de verano, de esas que buscábamos la sombra para poder jugar, una bella señora se acerco a nosotras, se puso de rodillas al ladito de nuestro ''maricón'', lo cogió y lo abrazo fuertemente y lo acurrucó a su pecho, para decirle...
Este es el abrazo, de respuesta de mi hijo, el mismo que tu le distes cuando lo necesitó, y lo retuvo en sus brazos finos y blancos, largo rato.
Lo soltó, le cogió la cara con las dos manos, y le planto dos besos salidos del alma.Y, lo volvió, ha abrazar, mas fuerte que antes, para volverle a decir...
Este es el abrazo, que yo te doy como madre, como mujer y como agradecida, tienes mi corazón.
Se levanto, de allí, le dio un papel con su dirección y teléfono, diciéndole...
Cuando me necesites, ahí estaré, no dudes en buscarme.
Estábamos todos llorando por lo vivido, por las palabras de la señora, y por nuestro amigo.
Creo que fue lo mas bonito, que jamas le paso.
La mujer con pasos firmes y decididos, se fue para los jueces que siempre estaban allí, y viendo que las vecinas de la tienda del pan ,estaban observando toda la escena, sin perder detalle, la señora muy digna , se puso en medio de todos, y dijo...
Si todos fuéramos como el maricón, si aquel, y lo señalo con el dedo, por si alguien tenia duda ,todos seriamos buenos, responsables, de corazón bonito y mente limpia, lastima que viva rodeado, de tanta suciedad mental y gratuita.
La vecinas espectadoras callaron, y disimularon sus quehaceres, pero la voz sabia, esas de la edad, respondieron...
-Zorra vete de aquí ,ya tenemos bastante, con el apestado maricón.
La señora, puso sus dedos en sus labios, le lanzo un beso y un guiño a nuestro amigo, y se fue.
Volvió, a los días, con su marido era abogado, y vino con la intencion de denunciar, los insultos recibidos, fue tan gratificante ver a los ''viejos'' suplicandolé , al marido que no los denunciara, a lo que el señor abogado dijo...
-Si soy tan rápidos en juzgar, también tendréis derecho a ser juzgados, ¿no?.
Mi amigo, fue para el sitio para decir...
Dejelos, no lo denuncieis, por que ya tienen bastante, con el castigo de ser así, y de lo que les esta por venir.
No entendíamos, a que se refería, ni ellos, y el señor le dijo...
-¿Estas seguro, que quiere que lo dejemos?.
-SI, respondió el ''maricón''.
El señor miro a su mujer, y ella le dijo...
-Por mi también, no insulta quien quiere, si no quien puede.
Los señores se fueron, no sin antes, volverle a repetir a nuestro amigo que los llamaran, para cualquier ayuda.
Mi amigo respondió.
-Creedme, no soy yo quien va ha necesitar ayuda, si no ellos, el tiempo os lo hará ver a todos.
Nada mas desaparecieron en el coche, los'' viejos'' empezaron, maricón, cabrón, todo por tu culpa, eres un veneno malo.
Mi amigo dio media vuelta, nos cogió de las manos a nosotras y nos fuimos para su casa, íbamos llorando.
Al llegar, saco sus pañuelos que el bordo, muy cuidadamente, y nos seco las lágrimas, guardo los pañuelos, en una caja preciosa y dijo, son lágrimas de verdad, las que yo no puedo expresar por ello, guardo las de ustedes, que son como si fueran las mías.
Mas llorabamos, y no pudo contenerse mas y dijo por favor callaros ya, van a llorar mas ellos,
preguntamos por que, y el dijo...
-Por que dos nietos, de dos de ellos, me han propuesto, tener experiencias sexuales , y uno de ellos, que sea su pareja...
Si esta historia, que es verídica, tiene moraleja, no es otra que...
Nunca se sabe, lo que la vida te depara, por ello tu malas acciones y tu boca para.



1 comentario:

juandeluxe dijo...

Buenass! decir q gente como la de tu escrito hace mas falta, gente q demuestre esa humanidad y q se preocupe por los demas y da igual q sean heterosexuales, homosexuales, negros, blancos etc, porq al fin y al cabo todos somos personas y eso no lo cambia ni la orientacion sexual ni el color de la piel asi q habria q tener mas respeto por la gente y mas empatia porq si ello fuera asi todo podria ir mejor.
JD.