“- Cuando uno se muere... ¿se muere o no se muere?

- ¿En su casa qué dicen?

- Mi madre dice que los buenos van al cielo y los malos al infierno.

- ¿Y su padre?

- Mi padre dice que de haber juicio final los ricos irían con sus abogados, pero a mi madre no le hace gracia.

- ¿Y usted que piensa?

- Yo tengo miedo...

- ¿Es usted capaz de guardar un secreto? Pues en secreto. Ese infierno del mas allá no existe. El odio, la crueldad, eso es el infierno. A veces el infierno somos nosotros mismos”.


Don Gregorio a Moncho, en la película La lengua de las mariposas...

Aprender... siempre!


 

Así fue....

 QUE OLA DE CALOR NI NÁ😆😆😝😜🙃


Para los más nuevos, para los que marcando más de 30º C ya creen que va a venir el apocalipsis, este breve estado para que vean como pasábamos los veranos en los tiempos x:

Después de comer, normalmente un solo plato con un pegote de arroz con una molla de pollo y una tajá de sandía (antes no había tarrinas de helado ni Mercadonas) te tenías que tirar al suelo con la sabanita que llevaba tu mare en el ajuar de casada, to vencía de lavaos y un ventilador que te diera en la jeta que hacía el mismo ruído (o más) que el Apolo XIII despegando. Los aires acondicionados los inventaron los farmacéuticos pa tener que ponerte hasta las cejas de frenadores. 

Por las noches, cuando el sueño te vencía y te habías pegao 3 horas jugando a las estampitas de fútbol, a los cromos ,a la goma o bote botero...te dabas un firiguachi (lavaito  rápido) y te acostabas con un colchón de esponja en el balcón o el comedor con la puerta abierta de par en par al lao de unas salamanquesas que parecían cocodrilos del Nilo y mosquitos que eran tan grandes que no picaban, te daban patadas en las espinillas.

Ahora en una horita te encajas en la playa pero antes si querías darte un baño te montabas con toa la familia,( la sombrilla travesá, las patas parriba porque en los pies iban 3 neveras y la bolsa de las toallas...} en el "2 caballos" con los asientos de scai que te quemabas más que las 10 horas que te pegabas al sol en la playa y pa bajarte del coche, te tenías que separar el pellejo de los muslos con una espátula. 

Los valientes se escapaban al río  o a la acequia con una cámara de una rueda de tractor (no había colchonetas de unicornios, te lo juro) y se exponían a una palicica al llegar a casa porque antes no había móviles, en serio, y nuestras madres no sabían dónde pijo estábamos. 

Esos eran los veranos de antes, los de frigopie de dos duros (dos duros=10 pesetas= 6 céntimos de euro).

 Y ahora venís con olas de calor, con nosequé...

QUE ESTAMOS EN VERANO COÑO!!!!!!! 

 Por cierto: este calor sí es normal, lo que no sería normal es que viniera una ola de frío en verano...así de simple, ome ya!

Realidades...reales

                    Chute de realidades.

                        Nadie es perfecto..