Luna XII.

Se hizo muy de noche, pero era tal la paz que allí respiraba, a pesar que estaba con desconocidos, y haber compartido, aquella pobre, pero imensamente rica, cena, las mujeres entre las dos barcas, que esperaban ser arrastradas a la mar,hicieron un cobijo, para sus hijos, si, dormían al raso, en una esterilla, con el cielo por techo, la brisa en sus dormitadas sonrisas, y la paz en su descanso, verlos así, conformes pero felices, era un placer que a no todos por suerte o desgracia nos pasa, ó, somos capaces de dormir  así , sin sentirnos desgraciados.
Las mujeres se acurrucaban en una parte y los hombres en otro, me pedían que me quedara con ellas, agradeciendoselo, me despedi, era una noche de luna llena y su luz iluminada lo suficiente, para recordar mis pasos hacia el hotel.
Respiraba la noche, la luna reinaba, haciendo en el mar sus aguas platas, la noche enfrió la arena  esas sensacion me hacia sentir viva, quería detener el tiempo, el espacio, la vida,  caminar sobre la arena fría, con la tibieza del mar de madrugada, con aquella música de olas, me sentía, princesa del reino de los elementos.
Me iba acercando, despacio sin prisas, empapándome de brisa marinera, embriagándome el alma entera, al fondo ya se veían las luces de ''civilizacion'', y cerrando los ojos para retener en mi memoria, todo detalle, vi un bulto grande sobre la arena, conforme me acercaba vi que era una persona, pero al acercarme mas iba conociendo las ropas, Aakil dormía rendidamente, acurrucado sobre si, no sabia que hacer, si le había pasado algo, y me senté a su lado, esperando a que se despertara o hiciera algún movimiento.
Y si se movió y abrió los ojos y me vio, rápidamente se incorporó, y en nuestro lenguaje inventado, me dijo que se le hizo tarde trabajando, que su casa a pie estaba a una hora, y que solía dormir allí, para al día siguiente ser puntual, para que no lo echaran del hotel, (y eso que no le pagaban, solo vivía de las propinas).
Se me cayó el mundo encima, saber que un niño (aunque allí era considerados hombres a esa edad, al menos para trabajar, aunque para trabajar allí cualquier edad es buena, para abusar del pobre), dormía en la playa, hiciera frió o no, lloviera  o no, solo a espensas de trabajar por propinas y con una exigencia por parte del hotel, como si le pagaran el sueldo de un alto cargo( el pobre , siempre sera pobre).
Decidí  ver el amanecer, me quede allí con él, mientras dormía, haciendome guardiana de la vulnerabilidad de nuestras horas bajas.
Amanecer, fue un  lujo de embrujo, que tampoco olvidaré, y aunque pasé un poco de frió, no hubiera cambiado abrigo, por ver al sol despertar y posar, para empezar su reinado en el día.
Desperté al chico, un poco antes, y juntos caminamos, buscando algún sitio para desayunar, y nos sentamos en una especie de patio casero, donde había algunas sillas desparejadas y algunas mesas, pedimos chai (te negro, en leche algo especiado, con un toque a vainilla) y unos rottis con una especie de mermelada de fresa, que ni pregunte si lo era, no estaba mal de sabor, pero la mezcla con el té, me hacia el paladar algo amargo, sin embargo Aakil , que al principio rehuso la invitacion  y que acepto ante mi insistencia, disfrutaba como un autentico maharajá.
Mientras saboreaba aquel fuerte té, pensaba con que poco a veces  podemos  hacer felices a alguien, y que poco dispuestos estamos en esta vida para ello, solo somos reyes del egoísmo.
Rumbo al hotel, el muchacho me enseñaba cosas intentando que aprendiera en su idioma, como se pronunciaba , era en vano su esfuerzo, es tan difícil, pero se sentía alguien enseñando y yo dejaba que fuera feliz, aun hoy, recuerdo su oscura  y brillante mirada, y el resplandor de sus dientes en su morena piel.
Me despedi de él, para subir a mi habitación, no se por qué, ahora dormía de día y vivía la noche, le encargue al chico que  mi comida la guardaran hasta nueva petición, diciéndole que si no bajaba a comer cuando el se iba se la llevara, (cosa que no quiso,  pero que le obligue).
Me duche, me sequé y con el rayo del sol , mi cuerpo en las sabanas acomodé y al reino de los sueños me abandone.
Inma_Luna.

12 comentarios:

INMA_LUNA dijo...

Es muy bonito luna, habría que vivir como ellos viven para apreciar la vida que tenemos hoy.

--
Papa Fritas

INMA_LUNA dijo...

Es dificil, para los que hemos nacido bien, bajo un techo al menos, con una cama y con un minimo de 3 comidas, saber lo que es, no tenerlo.
Un BESITO.
GRACIAS.

INMA_LUNA dijo...

Y los pobres son los ricos de espíritu.
Muy bello el mensaje, ojala alguno se
lo aplicara.

--
Angel Sea Blue.

INMA_LUNA dijo...

Ojala la historia sirva para concierciarnos un poquito, y alegranos de lo mucho que tenemos, aunque nos parezca poco.

INMA_LUNA dijo...

Leonardo dijo:
Bueno Luna que puedo decirte,
otra vez me has sorprendido.
Es como tu alma, bello.

INMA_LUNA dijo...

Gracias Leo.

INMA_LUNA dijo...

Masi Nuva dijo:
Una buena lección en una época
donde hay una representación de
una persona que vivió algo parecido
y solo salimos con nuestras mejores
galas, sin apreciar que ser rico de
espíritu es el mayor tesoro y no
el derroche de hoy día.
Gracias por el capítulo y aprenderemos
de el.

INMA_LUNA dijo...

Gracias, pero no pretendo dar lecciones, solo reflejar al menos un poco, lo que somos, y los que existen en otros lugares,que tienen el mismo derecho avivir, pero que les cuesta, demasiado haber nacido.

INMA_LUNA dijo...

Dave dijo:
Es una buenisima historia, para ser publica, piensatelo.

INMA_LUNA dijo...

Gracias, pero por ahora no hay otra forma...
Un blog, es un espacio para compartir, y es lo que hago, aunque haya muchos imbeciles que lo tienen con animo de lucro, y teclitas de donaciones, como si fueran los mejores, si lo fueran pq escribe en un blog acaso sus palabras son de oro? pues no por que conozco a quien va de listo, de talento y lo que hace es copiar, incluso esta historia, aunque no tiene nada que ver.

INMA_LUNA dijo...

AFLORES dijo:
Por favor no tardes en escribirla tanto, me impacientas.

INMA_LUNA dijo...

Gracias se intentara, pero escribo cuando me viene a la cabeza lo que quiero decir, y como no me copio de ningun lado, hay que tener paciencia.