UNO PARA EL OTRO, EL OTRO PARA EL UNO(CAPITULO DOS).


-Que aburrimiento Juanito.

-¿Por que si estamos aquí balanceandonos?.

Pues esto ya me cansa, y encima no viene nadie para jugar al fútbol.

A lo que Juanito dijo, pues esperemos un rato a ver quien llega.

Juanito intentaba entretenerlo, mientras observaba esa cara que su amigo ponía, cuando estaba, tremendamente aburrido, y temía que alguna luz se le encendiera para inventar alguna trastada, por ello, le entablaba cualquier conversacion, por muy tonta que fuera.

-Me aburrooo... decia Miguelito.

-Pues vámonos a mi casa, jugaremos a la consola.

-Bahh, tu y tus planes aburridos, Juanito, siempre propones lo mismo.

El pobre chico no contesto, a su mente le venia esa solución, para evitar cualquier gamberrada, que le envolviera.

-Llevas en los genes querido colega, el aburrimiento, pero se va acabar vamos.

-Pero por que, yo estoy bien aquí estamos en el parque al aire, no dices que te agobias en casa, pues nada aquí...

-¿Acaso temes algo, Juanito?.

-Pues si, a los castigos por tu culpa.

-Siempre seremos unos incomprendidos, amigo, no entienden el humor de nuestras gracias.

-Es lo que siempre me repite mi madre, que gracia tenia lo que le hicistes a Elena?.

-Vaya no te vuelvas mayor, querido colegí, antes de tiempo.

-Esperemos un rato, alguien vendrá...

-Quiero acción Ju aa ni too, no momentos de espera, esos ya los tengo en las largassss horaaaasss dellll coleeeee.

Pobre Juanito, con sus manos a los lados de su cabeza moviéndola de un lado a otro, con resignacion.

De repente Miguelito, al urgar sus bolsillos, encontró una moneda, y zas esas chispa se le encendió.

-Vamos Juanito.

-¿A donde?.

-Vamos... a por chuches.

El chico lo siguió algo extrañado y pensando( si no le molan mucho las chuches que raro).

Cuando vio que su amigo paro en una tienda de petardos, comprendio su engaño.

Juanito empezó a temer, Miguelito a todo lo contrario...

-Amigo vámonos al parque ya sabes que allí hay un descampado, allí podemos tirarlos...

-JA, ingenuo sin chispa...

-Vamos muevete Juanito.

-¿A donde?.

-Vamos, vaaaamosss.

Llegando al borde de la carretera, Juanito viéndolas venir, le dijo...

-Mmm, ¿no me parece un buen sitio no crees?.

-ABURRIDOOO ERESS AMIGO.

-Madre la que se avecina...

-Tu observa y rie JUANITOOOO.

A lo que el chico, sentándose en una piedra apartándose de los peligros de la carretera, en pose de resignacion total y pensando en su próximo castigo... no le quedo otra que ver.

Ese amigo con chispa, disfrutaba tirando los petardos a los coches, para ver como algún conductor al escuchar la explosión creía que era el sonido de una rueda pinchada y se bajaban para mirar.

Miguel reía y reía, reía y su aburrimiento...paso... reía... reía...


2 comentarios:

PEPE.RG.es dijo...

bueno una pregunta ¿de donde son esto dos?

INMA_LUNA dijo...

DE CUALQUIER LUGAR, DE CUALQUIER INFANCIA, DE CUALQUIER TRAVESURA...