ASHAALI (CAPITULO DIECISIETE).


El triunfo, de la vieja desbordaba por sus ojos, de los ojos de Kanira, brotaban lágrimas, lágrimas que Fulki, estaba dispuesto a secar para siempre.
Fulki, intentaba que la muchacha, le mirara a los ojos, pero era tal la desdicha que la embargaba,
que evitaba, ver, oír y casi respirar.
Todo su mundo, aquel que se le torno con tanta prosperidad de dicha, dicha que solo da el amor verdadero, se le cayó encima desastrosamente, con tal impacto, que le bloqueaba la mente.
El deseaba contarle que tenia un plan, pero temía que la madre se enterara antes de lo debido, y no pudiera llevarse a cabo.
El muchacho sugirió hacer un pequeño descanso, veía a la muchacha tan cansada, tan cargada con su vientre tan abultado y los atillos de sus pocas ropas, que dijo para parar a comer, a lo que la vieja egoísta se negaba, alegando que estaba cansada y prefería parar cuando llegara a casa, el le dijo..
-Kanira es la mas afectada mama, con la calor y su estado,
-Yo también estoy cansada y soy mas vieja, por lo tanto se hará lo que yo diga.
-Pues bien madre, yo si parare a tomar te, tengo la garganta bastante seca y Kanira como es mi esposa se quedara acompañandome.
La vieja, entre protestas, y malas palabras acato.
Hicieron el alto, le busco una sitio con sombra para su madre, cogió de la mano a la muchacha, y mientras se dirigían a comprar el te le dijo...
-No hables, solo escucha y sobretodo disimula.
-Quiero decirte, que esta vez,que aparezco en tu vida, no es para arrancarte de nuevo tu vida, y la lucha que vences, ni la felicidad que te mereces, no voy a obligarte a nada, solo te pido que finjas que obedeces a mi madre y que has aceptado que somos matrimonio,no te arrepentirás, sera tu ultimo sacrificio que hagas por esta mala familia, que te arranco todo.
Ayudame sera tu gran paso, hacia la libertad que todos deberíamos tener.
He aprendido mi niña, hecha mujer.
Kanira si que esta vez lo miro a los ojos, para esta vez descubrir a un Fulki, fuerte, que aprendió a base de hacer daño, pero queriendo intentar enmedar la culpabilidad que sentía.
Fulki de Ashaali, en las que Kanira tuvo que confiar.


1 comentario:

victoria dijo...

Me he leidola historia varias veces yme ha encantadoy me ha echo pensar....Gracias por compartir algo bello que deberiamoshacer todos.besos