Bambina...

Este verano , que ya se me está acabando...
Me está dando tanto de sí, que he tenido que apuntarlo todo en una libreta, para recordar en los malos momentos una intensidad inmensa vivida.
Y lo mejor  de todo para bien.
A veces el sueño se me pierde y tiro de estos días, y acabo soñando más aún si cabe ,de lo bello que fue vivirlo.

Hace pocos días iba por el campo paseando y sacando fotos, he hecho tantas...
Cuando oí un ruido extraño para mi.
Ya me han advertido mil veces que en estos campos hay lobos y jabalíes peligrosos, ciervos etc.
Pero mi amor por cada lugar, la pasión por cada rincón me puede...
A cada paso más fuerte era el ruido , me iba dando cuenta que era un sonido con sufrimiento.
Salí corriendo para ver...
Cual no fue mi sorpresa primera y horror después que ver  en una alberca, había caído una cervatilla al beber y se estaba ahogando.
No sé por más que pienso, no sé por mas que quiero responder, como ni donde saqué fuerzas para sacarla del agua, si hay veces que ni en pie me puedo mantener.
La pobre Bambina que así empecé a llamarla y hablarle, llevaba varias horas en el agua fría de esa alberca en plena montaña alta, tenia una patita mal y el cuello raspado de intentar no ahogarse.
Grite fuerte, sin esperanzas era campo a dentro para que alguien me ayudará bajarla ,ya ahí no podía yo sola.
Suerte para las dos ,que un hortelano, me oyó y me ayudó.
Fuí corriendo a mi coche, siempre llevo toallas para la playa o piscina, y con ellas sequé a Bambina, estaba agotada ,helada, y con temblores de mucho miedo.


Me senté a su lado  y le hablaba y acariciaba para que entrará en calor.
Conseguí leche  que llevaba el hombre de sus vacas, no tenía fuerzas para comer y a poco a poco con el dedo lo mojaba y ella chupaba.
Creo que así iba entrando en calor.
Mi corazón latía contento, y yo me sentía como nunca ,fabulosamente bien.
Cuando iba viendo que ella reaccionaba mas contenta estaba yo.
Solo qué oí decir:
En cuanto se vaya la forastera balazo y carne fresca en el plato.
Creyeron que no los oí, se hacia de noche y yo me negaba dejarla sola, sin haber pensando en mi misma y en que la zona no la conozco, ni de noche iba a saber por donde ir.
Caía más la noche me negaba por completo a irme, incluso le contaba cuentos a Bambina.
Levanté la vista y vi al fondo dos puntitos de luz, y cuando aguidize la vista, vi a la madre de ella.
Me retiré, para ver la escena , como esa madre intentaba hacerla levantar y darle calor.
Allí las dejé yo, cuando vi que mas de un ciervo con cuernos enormes estaban cerca.

Por la mañana temprano fuí a ver, y ya no estaban ninguna de las dos, al irme y respirar tranquila me encontré al hombre que quería aprovecharse de su desgracia con aquel tiro ...
Yo no quise saludarlo, no me merece la pena ni mirar a quien animales mata, así por que sí.
Y el me dijo:
Se te escapo la criatura de mi cazuela, vinieron a por ella y ni tiempo me dio a ir por la escopeta.
-Le dije que era un desagradecido con la naturaleza.
-El riendo respondió la caza es un deporte.
-Perdón? es un asesinato como lo es las corridas de toros.
Sin importarme sus burlas o palabras me fui sin mirar atrás.
Sin despedirme.
Por la tarde volví por aquel lugar con la esperanza de ver a Bambina, y la vi de lejos, andaba mal la patita estaba tocada, pero al menos estaba viva.
Me alegré tanto que lloré largo rato.
Que bien se siente el corazón cuando salvas una vida.
Eso si las consecuencias del enorme esfuerzo que hice, lo estoy pagando casi ni me puedo mover y me duele todo, pero me acuerdo de los ojos de la cervatilla, y todo me merece la pena.
InmaLuna
Mi más enorme repulsa a todos lo que cazan y matan por ''deporte'', gusto y dinero a los animales.


18 comentarios:

Cantares dijo...

Uno mi repulsa a la tuya
Salvar una vida acaricia el alma
Besos

Ester dijo...

Tuvo suerte de que llegaras a tiempo, seguramente se hubiera ahogado. Un día aprovechado. Abrazos

Flor dijo...

Gracias a ti la cartilla vivira un día mas , esperemos que el cazador nunca de con ella ni con ningún ciervo , una entrada muy bonita y tierna , mil besos para ti mi bella luna galana , besos de flor .
Pd ; sí pasas por mi blog veras un relato de verdadero suspense ¿ por cierto te gustan los relatos de sus pensé ?. Lo escribí el otro día se llama "El imaginario"

Roberto T dijo...

Qué pasada, Imna, no recuerdo haber escuchado una historia así, y en primera persona. Me ha emocionado. Yo he llegado a criar pájaros caídos de nidos, y te entiendo. Bueno, espero que te recuperes pronto de esas agujetas, y ojalá Bambina crezca feliz y libre de la amenaza de esos "deportistas" que se creen que el campo es suyo. Besotes y un fuerte abrazo :-)

Gabriela dijo...

Pues ese dolor tuyo de hoy vale la pena. Dedícaselo a Bambina.

LASCOSITASDEATELIER dijo...

que suerte la suya de que tu pasaras por allí.
Hiciste una buena acción.
Besos

esther makeup dijo...

Completamente de acuerdo
Un besote

maria cristina dijo...

Qué hermosa y conmovedora experiencia, Inma, tu gran esfuerzo se vio recompensado, imagino toda la felicidad por haber logrado salvarla, por lo demás, hay "deportes" que deberían ser erradicados, un abrazo!

Carmela dijo...

Que hermoso lo que hiciste Inma, y que buen final para Bambina :))
Cuidate y descansa, pero feliz de lo que has hecho.
Un beso enorme

INMA MAQUITO dijo...

Me uno ati , meresio la pena tu esfuerzo ole por ti besitos guapa

Alfred dijo...

En tiempos más jóvenes, cuando iba en coche por una carretera forestal, tocaba el claxon para ahuyentar a los animales, que a si se salvaban de los cazadores que los acechaban. ;)
Besos.

Julia López Pomposo dijo...

Tu intervención fue crucial para el pobre animal, cuando te duelas por el esfuerzo realizado, acuérdate de la vida que salvaste y te sentirás de maravilla.
Me uno a tí en tu defensa por los animales.
Besos chica coraje

esteban lob dijo...

Bella y emocionante historia, amiga Inma. Su tierno y bello final, te servirá de inspiración para superar los problemas de salud que te aquejan. Te envío un fuerte abrazo, desde el fin del mundo.

Manuel dijo...

Como defensor de los animales, te felicito y te doy las gracias por tu valiente actitud. Eres un ejemplo a seguir, y deseo y espero que te recuperes pronto. Como tu bien dices, mereció la pena.
Y me uno a tu repulsa contra ese tipo de personas.
Un fuerte abrazo, amiga.

AMALIA dijo...

Siempre defenderé a los animales.
Es conmovedor lo que cuentas. Una gran experiencia muy emotiva.

UN beso enorme.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que notable fuerza de voluntad la tuya.

Esperanza Moreno dijo...

Que valiente fuiste, yo no se como hubiera reaccionado, por mucha pena que diese, Felicidades salvaste una vida.

Maria Melendez Esteban dijo...

Como me gusta tu manera de ser. No todo el mundo lo hubiera hecho, pero te digo que sin duda, yo hubiera reaccionado igual.
Muchos besos.
María