El-en general...




De altura, ideas, y porte de dictador, mi vecino...aquel señor, que nació para hacer ver al mundo , que con imposiciones  y amenazas todo era posible y con esa seguridad pasaba sus días y años, haciendo a todo el- la su vida ,con esa clase de respeto que intimida y sobrepasa el miedo.

De talante de ese que te hace escapar, y evitar cualquier contacto, saludo o educación,  carente de total empatia, más amendetraba  aquellos días en lo  que manejaba ciertas informaciones que obtenía de su voluntaria y gratuita colaboración en la iglesia del barrio.

De Señor  iba y tanto creía en ese papel, que vestía sobriamente y rozando cierta elegancia algo anticuada, resaltando sus zapatos  caros y lustrosos, con los que pisaba ciertos derechos y dolores humanos, en nombre de Dios y del suyo en la tierra.

Genio y figura hasta la sepultura, fue su lema cumplido, hasta el final de  su fecha de caducidad, separado con miles de malos motivos y daños varios por lo que su familia lo dejaron solo.

Realmente hay personas que son insoportables y mas difícil de llevar.
E incluso el lo prefería, demasiado suyo fué.
Cierto es que había veces que alguna luz, o mensaje de su Dios, recibiría, y algún resquicio de bondad le aparecía, quizás un limpiado de conciencia era motivo.

Hace pocos días falleció, casi solo, ya que aunque haya motivos para no querer a un padre, siempre algo parece ser  que compensa , daños y agravios, y una de las hijas la más parecida a el, con más veneno en las entrañas que el mismo, apareció, para hacerse la buena sabiendo que tenia las horas mas que contadas,  e interpretar ese papel de hija digna, para tener acceso a las llaves del piso e ir expoliando poco a poco,  contando a voz alta que esa casa era un gasto para ella, y que algo tiene que sacar...sin importar aquellos lamentos de dolor que mi vecino el generalisimo soltaba en sus ultimas.

Quien le iba a decir, (seguro que no se atreverian), que muy pocos días de su fallecimiento y ante el pésame a semejante víbora de hija, iba a soltar de el, lo que ya sabíamos todos los que convinimos con el, sin tener el más mínimo respeto , dolor o decoro, al señor que la engrendró.

Le pesaba más el televisor nuevo, que se estaba llevando, que el dolor de la perdida de su sangre.
 Y mucho mas impactante para mi fue ver,  en el contenedor de basura, los zapatos limpios y la dentadura postiza, que la venenosa tiró, sin el mas mínimo pudor ,ni resquicio de sensibilidad.

Sí, quien le iba a decir a mi señor vecino, que sus mas intimas pertenecías iban a ser esparcidas fuera del contenedor , a la vista de todo quien pasaba...
Sabido  es , que venimos sin nada, y que nos vamos con menos...
Solo que algunas personas se les olvida...
Descanse en paz...
Inma_Luna



27 comentarios:

Nena Kosta dijo...

Quien solo infunde miedo, solo puede esperar a cambio miedo y recelo, como poco. Es muy triste una vida así, me da pena esa vida, qué desperdicio. No sé qué le hizo ser de esa manera; la educación recibida o quizá que tampoco tuvo nunca el amor de nadie. Pero es cierto que también hay personas con malas entrañas o creencias equivocadas. Lo que hizo la hija me parece innecesario y cruel, no tenía por qué fingir amor ni llorarle si no lo sentía, pero tampoco humillarle después de muerto. En fin... la miseria humana.
Bsssssss

Ester dijo...

Suscribo el comentario de Nena, no es necesario humillar, ni mancillar la memoria, se deshace la casa y si no hay que llorar no se llora por quien tampoco sonrió con nosotros. Un abrazo

Julia L. Pomposo dijo...

¡¡¡Joderrrr!!!

Marina Fligueira dijo...

Verídico Inma, si no llevamos las manos limpias y llenas de buenas acciones, lo material se queda no nos sirve de nada. Vaya relato!.. No es el único, hay algunos más! Ha sido un placer pasar por tu casa. Aunque me sepa mal la historia.

Te dejo mi gratitud y mi estima, un abrazo y se muy muy feliz.

Franziska dijo...

¡Qué infierno, madre mía! Una historia para ser tratada por el cine negro y por el propio Berlanga. La verdad es que hace reflexionar que si ni siquiera los vecinos podían soportar su presencia, lo que tuvo que representar ser hija de semejante prenda...es díficil de imaginar. Un abrazo. Franziska

trimbolera dijo...

En fin, llegar a ese final implica una historia anterior que desconocemos, aún así ... la hija no merece serlo.

Sopa Azul dijo...

Como dijo el sabio "todo se pega menos la hermosura"... me quedo por aquí también. Gracias por tus palabras. :)))

retroyconencanto dijo...

Que relato más estremecedor, Inma... Por el final, que tanto nos ha impresionado, y por una vida, la de tu vecino, sembrando tanto miedo, desánimo y abandono. Ojalá que pueda descansar en paz...

Un beso fuerte de las dos

J&Y

AMALIA dijo...

Una historia muy triste.
Son vidas que no se entienden.
Besitosss

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Es cierto preciosa, al mundo venimos sin nada y sin nada nos vamos, pero como dices, se nos olvida, y nos pasamos la vida atesorando cosas y mas cosas, pensando que así seremos felices, que ignorantes!!! La felicidad la debemos buscar dentro de nosotros, haciendo el bien, empatizando con los débiles, y dando nuestro tiempo por los que nos necesitan. Que distinto sería todo, si lo hiciéramos. Me encanta como escribes, haces que todo se me remueva por dentro, gracias.
Un beso guapa!!!

Celia Segui dijo...

Madre mía, historias para no dormir. La hija peor que el padre. No entiendo cómo puede haber gente de esa calaña, pero la verdad es que hay más de los que creemos.
Me encanta cómo lo has contado :)
Besos

Gabriela dijo...

Me has hecho pensar en un conocido que falleció hace poco. Para uno de los hijos, el padre enfermo no existía, ni para llamarlo por teléfono. Ahora que murió, el hijo va al departamento vacío, se da aires de dueño. Pensar que nunca iba a visitar al padre que, tal vez con más defectos que virtudes, lo único que supo hacer fue quererlo.

Maria Melendez Esteban dijo...

¡¡¡Madre mía!!!. Estoy consternada y necesito digerirlo.
Un gran beso.
María

Gladys dijo...

Puffff, que triste historia la de tu vecino amiga se me encogió el alma, pero hay muchos que terminan así en realidad depende como haya sido su vida, triste pero es la realidad nada nos llevamos de este mundo, más tarde o temprano nuestras cosas terminaran en la basura.

Un abrazo amiga, feliz tarde.

TORO SALVAJE dijo...

Los humanos en todo su esplendor...

Besos.

jfbmurcia dijo...

Al viejo y al bancal lo que le puedas sacar....Por desgracia, como en tu relato, hay quien cumple el refrán al pie de la letra. Saludos

Decosur66 dijo...

Un relato que nos ha conmovido.
Murió solo sin el cariño de los suyos pero como dice el refrán quien siembra vientos recoge tempestades.
Muchos besos de las dos

Roberto T dijo...

Wow, vaya historia la de este hombre, Inma. La imagen que describes de sus zapatos en la basura me da escalofríos. Mucha verdad hay en eso de que lo que se siembra se recoge. Leer tu relato, eso sí, ha sido todo un gustazo, en todos sus detalles. Besos, Inma.

Kasioles dijo...

Cierto es que hay personas difíciles de entender, pero muchas veces se revisten de una fuerte coraza para que nadie pueda herir su corazón.
Lo que ya no entiendo es tanta ambición, sin nada de cariño, a la hora de decir adiós ¡y mucho menos de una hija!
Te deseo un buen fin de semana y te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
Kasioles

Rafa Hernández dijo...

Y casos de estos se dan muchos más de los que nos imaginamos, pero claro, es que quizás aunque resulte duro decirlo hay gente que se lo merece, por el trato que ellos hayan dado en vida.

Besos.

Sony dijo...

paso a dejarte otro abrazo para ti y a gardecrete el tuyo y por acordarte de mi.


que pases un lindo fin de semana Inma!!!!!!!

Patty dijo...

La verdad sea dicha pero sea como haya sido el señor pues el amor familiar debe ser de unión y contundente, que pena haya casos distintos. Besos preciosa :*

PEPE LASALA dijo...

Por desgracia se dan estos casos, algo que me da muchísima tristeza. Besos y buen finde Inma.

DEMOFILA dijo...

Estos casos se suelen más de lo que pensamos, triste es la muerte pero más lo es cuando no respetan tus más intimas prendas y terminan en donde todos la ven, cuando una hija, sin ninguna pena, arrastra de todo lo que puede y se lo lleva, no llora la muerte de su progenitor y se va con todo, sin volver los ojos hacía atrás, para ver por última vez al que la engendró.
Besos, feliz fin de semana.

Myriam dijo...

Triste historia, más frecuente de lo que
creemos, por desgracia.

Hay un dicho que dice "quien que siembra vientos
recoge tempestades".
Es evidente que la relación era horrible,
pero de afuera, no llegamos a colegir
que se ha vivido ahí adentro.

Un abrazo, Inma-Luna

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me recuerda a la visión de Scrooge sobre el futuro, sobre lo que resulta una visión de las impresiones que producirá su muerte, y la única emoción es los deudores, aliviados porque no los perseguirá. La excepción es su sobrino, quien resulta que lo quiere.

Pero eso es ficción En la realidad puede no pasar ni siquiera eso

esther makeup dijo...

Me inspira tristeza
Un besote