El hombre del silencio.

  
Aquel hombre de pelo de nube, de cara nostálgica, de constante soledad, que el año pasado  me llamaba la atención, era mi primer objetivo de encontrar este año al volver.
Estábamos solo en la urbanización y compartíamos sin conocernos, la misma afición al silencio.
De vez en cuando un saludo cruzábamos, casi siempre en el pueblo donde hacíamos las compras.
Pero jamas allí nos hablamos, era como si el silencio era lo mas importante que teníamos y que necesitábamos.
Sin establecer reglas los adorábamos y respetábamos como lo que mas.
Al atardecer en esos paseos que eran mi pasión , no puede evitar echar una mirada a aquel ventanal abierto.
Un mundo de encanto descubrí, era como si su espacio fuera diferente.
La decoración sencilla, pero a la vez rica, llenaban aquellas paredes, de objetos exquisitamente escogidos.
Libros en las paredes, en el suelo, en la mesa, todos metódicamente puestos.
Una vieja maleta, cuidada y amada, reinaba en el centro de la estantería, y estoy segura que era lo primero que el veía al sentarse en aquel sillón, que estrategicamente parecía puesto.
Flores blancas en un bello jarrón, muebles pulcros e inmaculados llenaban aquel lugar que me hizo sentir.
¿El por qué? aun no lo sé,  a pesar de haber pasado un año de esto.
Pero sé que desprendria tal encanto, que a mi me embargaba.
Al seguir aquel paseo con mi cabeza llena de tanta belleza, me preguntaba que tenia aquel señor, que aturdía mi atención.
Justo al pasar, a la vuelta de aquel paseo, lo vi sentado en aquella gran mesa.
Escribiendo en una antigua maquina.
Mi corazón se sobresaltó, eramos dos, en un mismo , silencioso y apartado lugar, y que compartíamos un mismo amor. Las letras, las palabras. 

Me di cuenta que todo pasa por algo, y que tenga explicación es otro tema.
Al verme tan sorprendida me sonrió, y me dijo en un español correcto, pero con dejes extranjeros:
Lee usted un buen libro señorita.
( No sabía que yo a el también le llame la atención, y justo sabia que leía).
Le di las gracias y le devolví la sonrisa.
En sus ojos vi, que aquella sonrisa a el le produjo algo, y de inmediato desapareció, y al fondo escuchaba,b el sonido de las teclas de su maquina de escribir.
Los días posteriores, seguíamos en nuestro sagrado silencio, nos comunicábamos con sonrisas de buenos días, de buenas tardes  y de buenas noches.
Me sentía agusto, fueron días muy bonitos.
A los pocos días, parecíamos tener una complicidad, y todas las tardes que sabia que dormía la siesta y que la ventana de la habitación  en la que dormía, daba cerca de donde escribía, ponía una suave música, que hacia que ese rato fuera el mas placido.
Jazz sedoso, agradable y fino, embriagaba, con sus notas el aire, y llegaba a todos los poros de mi piel.
Aquel saxofón, sugerente, abría mi mente, me hacia sentir tanto.

Embargaba mis sentidos, estoy segura que el lo sabia y por eso lo hacia.
El día que marché, no pude despedirme de el, no me importaba romper aquel pacto ,sin pactar.
Quería agradecerle tanto, sentido , tanto silencio.
No estaba, lagrimas derramé y mas de una vez, de el me acordé.
Este año al llegar casi a las mismas tierras, fui a la compra al mismo pueblo de siempre.
No sé, como alguien que conducía, sonreía, con unas de esas sonrisas de satisfacción plena.
Al mirarlo vi que era el, apareció en el justo momento que transitaba, por donde el conducía.
No me saludó, pero al pasar justo por mi lado, subió el volumen de la música , como señal única nuestra, sentida y sagrada.
Y segui viendo como se perdia, con esa sonrisa, que se que le hacia feliz
Inma-Luna

20 comentarios:

VANESSA dijo...

Qué bonita historia! Yo siempre he creído q las personas no se conocen por casualidad, siempre hay algo detrás. Quizás tú lo conociste porque en ese momento necesitabas q alguien te aportara ese silencio.
Besoss

J.Eugenia Mares dijo...

Hola amiga;

Déjame agradecerte este hermoso relato que nos compartes.

en me haces recordar y confirmar, que si existen las almas gemelas,y que en otro tiempo y otro vida vivieron unidos y de alguna manera se sus almas tienden a buscarse y encontrarse en el presente. Solo sus almas saben y entienden ese algo, ese mensaje sin hablar que les identifica.

¡Que hermoso relato!

Un abrazo calido para ti.

Oriana Lady Strange dijo...

Una hermosa historia llena de magia y fantasía.
Hay seres con los que nos conectamos mediante esa química imposible de explicar.
Cariños.....

Sara O. Durán dijo...

Es una historia hermosa, enigmática, de sentimientos contenidos, que deja pensando...
Abrazo!

El Hada de los Cuentos dijo...

Una bonita y emotiva historia. Me ha gustado mucho conocerla. Un besito.

manolo dijo...

Un Relato que te llega muy hondo.
En realidad, basta una mirada, un gesto, una sonrisa, para decir y comunicarse.

Muy tierno, manolo

Utopía dijo...

Ohh! Bendito silencio! Bonito relato :) Me ha gustado mucho.
Un abrazo y, hay una nueva sección en mi blog, pásate si quieres :3

Inma_Luna dijo...

La verdad que es extraño pero asi me sucedió.
Y me gustó tanto.
Besos Vanessa

Inma_Luna dijo...

Si amiga pero hay mensajes sin palabras, que son mágicos como me pasó.
Besos me alegra verte ppor aqui

Inma_Luna dijo...

Si Oriana es difícil de explicar. Y esta no se si quisiera explicación de diferente que fue.

Inma_Luna dijo...

Y real Sara.
Besitoss

Inma_Luna dijo...

Gracias Hada besos para ti tambien

Inma_Luna dijo...

O una sonrisa manolo.
Besos

Inma_Luna dijo...

Divino silencio.
Besos Utopía.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Existen encuentros que son cómplices del silencio y de una admiración cercana a... lo que se siente por ser tan especiales y particulares como jamás se han sentido con anterioridad.

Un fuerte abrazo, querida Inma.

Ame dijo...

Me dejas sin palabras Inma, es precioso, siempre con algunas personas hay una conexión especial.

Un beso linda

Inma_Luna dijo...

Lo son Antonio, y preciosos e inolvidables.
Besitos amigo

Inma_Luna dijo...

Muy especial si Ame.
Besos amiga

Claro de Luna dijo...

Pareciera que siempre existiera ese sexto sentido que te indica algo ...y pareciera que en ti Inma fue así y muy bonito....es una muy hermosa historia vivida
Un abrazo
Cristina

Inma_Luna dijo...

Muy hermosa si Cristina.
Besos