Luna (IX).

Mi destino era Porbandar, una ciudad costera de un precioso mar azul, pero algo anticuada y poco preparada para el turismo, y realmente una lastima por que era la tierra que vio nacer a Ghandi, ese líder político, gran pensador e ilustre abogado.
Pero aunque había aeropuerto en esa localidad, la mayoría de los vuelos allí, no tenían nada que hacer, y había que coger un autobús , o un taxi privado, desde Mumbai, (que se conoce por Bombai).
El aeropuerto de Munbai, era asfixiante, moderno si, pero estresante, de mucho transito viajero, quizás demasiado, y entre esa sensacion de agobio y el cansancio de tantas horas de vuelo, ahora tocaba mas de  cuatrocientos cincuenta kilómetros, en un lento, repleto y cargado autobús, donde íbamos mas de una persona interesada, por la vida de su mas predilecto hijo.
En las paradas a diferentes pueblos, mi cuerpo se relajaba, y noté como mi mente gozaba, al ver el colorido del ropaje de sus gentes, de los diferentes paisajes y del mundo tan distinto, que me iba encontrando a medida que iba rodando a mi camino.
En unas de las  paradas me baje a comprar algo de comida, y agua embotellada, aunque a veces no hacia ni falta bajar, unos de los remedios a la pobreza de ese país, era pequeños puestesillos de comida de dudosa calidad alimentaria y sanitaria,que al principio me chocaba, pero que con el tiempo, me fui aconstumbrando.
Al bajar a provisionarme, vi a una madre con tres hijos, y uno de ellos quería bajarse a comprar, pero vi como la madre lo aparto por el hombro, y lo sentó a sus pies, mientras amamantaba a uno pequeño.
No entendía lo que decía, pero veía como se le escapaban los ojos hacia los que comían allí dentro.
Baje decidida pero a la vez, sin saber que comida comprar, y aunque tenia todo muy buena pinta, el olor a fritanga y  aceite rancio embargaba casi todo el ambiente.
Las pakoras eran todo tipo de verduras rebozadas, que te la acompañaban con arroces muy especiados, (tarde mucho tiempo en aconstumbrarme a tanta especias y fuertes picantes), pero lo que nunca olvidare, es ese arroz basmati de intenso sabor.
Compre varias samosas, una especie de empanadillas rellenas, algunos (cartuchos) de pakoras con arroz y varias botellas de agua, el vendedor, con una amplia sonrisa de la venta solo me saludada y decía ''shukriya'' que con el tiempo aprendí  a saber que era gracias.
La verdad que lleve algunas rupias (moneda de la India) que cambie en el aeropuerto, y no sabia cuanto podía durarme, pero como iba a comer, y saber que aquellos niños iban a pasar hambre, pensé, en encontrar al llegar como cambiar el dinero y no tener esa preocupación.
Al subir, fui repartiendo, la comida y el agua a los niños, con la mirada entre sorpresa,  vergüenza,  y en el fondo de agradecimiento de la madre, pero como me miro al ver que para ella también llevaba comida jamas  olvidaré.
Comía en silencio, en el autobús por miedo a perderlo, mientras observaba a los distintos vendedores de diversas mercancías, desde baratijas de pulseras, collares, saris, pañuelos, y donde era evidente algunos descuidos de pasajeros, donde existía un mas que aprendido pillaje, de niños que saben lo que es el hambre.
Todo estaba estudiado, incluso había un niño que recogía dentro del autobús, la basura y restos de las comidas, a cambio de cualquier cosa.
De nuevo sentí, como el vehículo se puso en marcha, y tranquila, cansada y comida me abandone al sueño, casi con un ojo abierto y otro cerrado, me habían advertido que no me fiara y por lo que vi, el consejo era mas que cierto, cuando sentí que uno de los niños que le compre la comida, se sentó encima de mi y se acurruco en mis brazos,me gustó esa sensacion, y me sorprendí casi medio dormida, como acariciaba ese negro pelo de aquel chiquillo que no conocía, para ver dibujado en su rostro, una sonrisa del que esta agusto mas allá del sueño.
Cerré los ojos, y soñé que con qué poco a veces se es feliz,con un simple abrazo o dando cobijo a un niño, quitándole un poco el hambre o protegiéndolo en el camino.
Quizás algo en mi interior, llamaba algo... 
Inma_Luna.

3 comentarios:

INMA_LUNA dijo...

Dani dijo...
Es una magnifica historia, demasiada para estar en un blog publico, hay mucho aprovechado y aguilucho.
Felicidades.

INMA_LUNA dijo...

Gracias, eres un encanto.

INMA_LUNA dijo...

Gracias, eres un encanto.